22 02 2012

Presbitero de Buenos Aires

¿No te pasa que muchas veces tomas decisiones en base a temores?, es decir las opciones que tenes en cuenta para realizar cierto tipo de afirmaciones y de actuar de acuerdo a ellas, están determinadas por miedos, por circunstancias que te pueden resultar, a tu juicio, dañinas. ¿Cuantas veces como padres nos vemos limitados y limitamos a nuestros hijos por estos mismos temores? a veces muy bien fundamentados y otras veces por cuestiones de recelo y sobreprotector cariño. En definitiva hoy quiero compartir con vos que sos padre y con quien no lo sea un principio en cuanto a la mayordomía de las cosas que hemos recibido de nuestro Dios.

Dice Su Palabra que todo lo que hay en la tierra le pertenece a El, el mundo y los que en el habitan. Todas las cosas por El y en El han sido creadas. Dicho esto veamos la revelación de…

Ver la entrada original 1.109 palabras más





El caso del Ceibo

17 01 2012

Estábamos preparando los últimos detalles del “stand” de exposición perteneciente a la República Argentina para la fiesta de celebración del Día de la Tradición en el colegio donde concurren nuestros hijos, cuando caímos en cuenta que nos faltaba una muestra de la flor nacional. La flor del Ceibo es representativa de nuestro país, y propia de estas tierras.
El problema a resolver era en dónde encontraríamos un ejemplar de esta especie, en el campo seguramente lo hallaríamos pero en medio de una ciudad tan grande como la Buenos Aires se haría un poco complicado. Además como reconoceríamos el árbol si sólo lo conocíamos por fotos, y no recordábamos haber visto Ceibo alguno.
Cierta tarde en medio de esa búsqueda examinábamos los arboles cercanos a nuestra casa, y una flor de intenso rojo nos llamó la atención, era la del Ceibo!, mucho nos sorprendió el hecho que se encontrara justo frente a nuestra puerta, sin embargo si no hubiera estado el árbol en flor, no nos hubiéramos enterado que era éste el famoso árbol que buscábamos.

En la vida somos llamados a examinar, a evaluar, a pesar todo para beneficio nuestro. Cuando debemos tomar decisiones evaluamos las opciones, consideramos lo riesgos, así es si debemos comprar una casa, cambiar el auto, buscar un trabajo, si queremos formar una familia, o si bien debemos hacer frente a una enfermedad, también consideramos los riesgos del tratamiento o una intervención quirúrgica o aún en cuestiones más simples como pintar una pared o comprar algo de ropa, estamos evaluando que es lo que más nos conviene.

Sin embargo cuando hablamos de nuestra espiritualidad, la gran mayoría de nosotros buscamos comodidad. Hasta hace un tiempo esta afirmación me hubiera incomodado, y hasta hubiera dejado de leer un escrito como este, yo no me considero alguien que busca la comodidad, yo me hago preguntas, cuestionamientos, y me permito pensar, y esto está muy bien, el punto es ¿De dónde sacás las respuestas a esas preguntas y cuestionamientos?, y es ahí donde casi todos preferimos el menor esfuerzo, pensamos que si hay personas más preparadas que nosotros y con más experiencia, bien podrían entonces, guiarnos a esas respuestas que buscamos.

El problema de este punto es que no logramos examinar como debiéramos a quienes les conferimos tanta responsabilidad sobre nosotros. A veces pienso que debería existir algo así como un sello de calidad IRAM certificando que lo que alguna persona dice es verdadero o falso (ves, esto tiene que ver también con nuestra comodidad, ahorrarnos el esfuerzo de examinar por nosotros mismos). Si bien aún no lo tenemos en forma de sello certificado, podemos con certeza conocer a estas personas de las cuales esperamos algo, estas certezas se llaman FRUTOS.

De esto si sabemos bastante los cristianos evagélicos, algunas de las preguntas que se escuchan en una reunión de pastores son: –hermano, ¿cuántos frutos del ministerio has recogido?, – ¿has sembrado este año para recoger los frutos?, – ¿tu evangelismo ha tenido fruto? Y no falta el hermano que dice que es fruto de las oraciones o la predicación de alguien más.

A todo esto la Escritura dice que el FRUTO tiene que ver con el resultado de un desarrollo interno, un crecimiento que casi no fue visto, aunque se veían evidencias, pero que se materializa cuando se da a la luz. Ya sea el fruto de algún vientre, los frutos del Espíritu, la alabanza como frutos de labios que confiesan su nombre o tan sólo como referencia a los frutos de los arboles en sus múltiples ilustraciones, apunta el uso de esta palabra al mismo concepto: los frutos crecen sin nuestra intervención y como resultado del desarrollo de la vida.

Con las personas ocurre lo mismo, también producimos frutos. Lo bueno es que no podemos alterarlos, ni forzarlos, por más fuerza que haga un manzano no podrá dar peras, por más que uno se esfuerce en producir buenos frutos, lo que tenemos dentro dará a luz frutos de la misma calidad. Es ahí donde tenemos nuestra muestra a examinar! A partir de los frutos podemos considerar a alguien verdadero o falso.
Muchos suponen, erróneamente, que el resultado de nuestro trabajo, son nuestros frutos. Permitime que haga una corrección, ese resultado que lograste con mucho esfuerzo, sacrificio, renunciando a mucho para lograrlo, se llama OBRAS . Y estas obras nada tienen que ver con los frutos.

Todos nosotros nos pasamos la vida haciendo cosas para obtener buenos resultados, nadie esta exento, desde el padre que trabaja doce, catorce o más horas diarias para sostener a su familia, el joven que pasa la noche sin dormir para el examen del día siguiente o la profesional que quiere llegar a un puesto gerencial y romper con los moldes, todos nos sacrificamos y nos esforzamos.
La diferencia está en lo que se fue formando en nosotros durante el proceso en que todo ese esfuerzo, sacrificio, renuncia, llantos, alegrías, ha durado. Mientras las obras pueden ser evidencia, los frutos son certezas de nuestras verdaderas intenciones. ¿No nos encontramos muchas veces con resultados que no concuerdan con su origen? O con personas que no siendo buenas obtienen muy buenos resultados? Es que con esfuerzo y sacrificio pueden lograrse muchas cosas y obtener muy buenos resultados.

Nuestro idealismo de las cosas nos impide pensar en esta forma, pues estamos acostumbrados que a los malos les va mal y que los buenos son exitosos. Esto de alguna manera es así pero no de la forma que nosotros lo hemos idealizado. El concepto verdadero es que quienes tienen malas intenciones, malos deseos, no producirán nada bueno, podrán tener buenos resultados, pero no darán buenos frutos.
De esta mala idealización viene el error, para la gran mayoría de la gente el éxito viene cuando haces las cosas bien, entonces los buenos resultados, los exitosos, son suficientes para darle pasaporte libre a cualquier hijo de vecino “exitoso” y resuelva mis contingencias, me dé respuestas y me enseñe como vivir, total, pensamos, “él debe ser muy bueno pues le va tan bien.”

En la Escritura encontramos una enseñanza que pocas veces le prestamos atención, casi al final de su mensaje en la montaña, Jesús dice que en el final muchos vendrán y le dirán: “Señor, Señor, profetizamos en tu Nombre y en tu Nombre arrojamos a los demonios y en tu Nombre hicimos muchos milagros. Yo les diré entonces: No los reconozco. Aléjense de mí los malhechores” .

Mi asombro fue grande cuando consideré lo que estos “muchos” le dicen a Jesús que hicieron, ellos PROFETIZARON, ECHARON DEMONIOS, hicieron MUCHOS MILAGROS y todo esto no en sus nombres propios sino en SU NOMBRE, cualquiera de nosotros hubiera deseado estar en este tipo de congregación. En muchas de nuestras congregaciones cuando en nombre de Jesús hay profecía alabamos a Dios con gran gozo, cuando en nombre de Jesús echamos fuera los demonios, nos maravillamos de la mano poderosa de Dios, cuando en nombre de Jesús vemos realizados muchos milagros, nos emocionamos hasta más no poder y damos voces de júbilo. Yo quisiera que estas cosas se den en mi congregación, pues al verlas estaría seguro que es una iglesia victoriosa y santa.

Sin embargo Jesús a muchos (subrayo la palabra muchos) que hacían estas cosas declarará no haberlos conocido, ¿por qué?
Porque eran nada más que obras resultado del poder y la obra victoriosa de Jesús en medio de su Iglesia, porque a esos que Jesús no conoce actúan según la gracia y mesocardia de Dios enorgulleciéndose de los resultados de la obra de Jesús y mostrando lo que ellos pueden hacer, olvidándose de lo más importante, llevar fruto. Fruto como resultado de la obra de Jesús en nosotros, por eso dice que nunca los conoció, Su obra no estaba dando frutos en la vida de estos hombres que parecían tan buenos siervos.

Lo importante no es si sos gran conocedor de la iglesia, si sos teólogo, pastor, o en definitiva si conocés a Jesús, lo interesante es que él te conozca, es decir que su obra este fructificando en tu vida, que lleve buen fruto. Y ahí si lo anterior tiene gran sentido.

Hay muchos hoy en día a los que llaman grandes hermanos y grandes pastores que les encanta hacerse ver en la ciudad, coordinan reuniones, viajes, conferencias, lanzan palabras proféticas, escriben libros, tienen su Ipad, su Iphone, su 0Km, sus grandes congregaciones que construyen grandes templos, pero sus frutos son secos, solo tienen las obras de sus manos.
Mientras tanto nosotros que podamos discernir, como lo hicimos con mi esposa en el caso del ceibo: lo reconocimos por su flor, hoy trabajo para que nos reconozcan por nuestras flores, por nuestros frutos, por los resultados de la obra de Jesús en nosotros.

No te dejes engañar, hay mucho profeta trucho dando vueltas y por sus frutos lo vas a conocer.





Mc Argentina combo grande

7 01 2012

En estos días salimos con mi esposa y los chicos a comer, y en uno de los puestos de comida, quien nos estaba atendiendo pregunto: “¿por $2,50 les agrando el combo?”, la respuesta no se hizo esperar, “Si”, pensé: “cuanto más grande, y rápido lo hagan mejor.”

Navegando por la web (“webeando”) me encontré con un video en el muro de un contacto de Facebook que me llamo la atención, este video se llama “Cristina es Argentina” y me hizo recordar en la oferta del “combo grande”, y me dije: “hay algunas cosas que no son mejores porque se hagan mas grandes y en forma rápida”, pará no me mal interpretes ni me juzgues antes de tiempo, en todo caso, hacelo después de leer este artículo.
Primero quiero aclararte que voté a Kirchner en el 2003 y a Cristina en dos oportunidades, sigo de cerca sus políticas y es más, soy parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, así que sé de que estoy hablando, y además mis coincidencias con este modelo de gobierno son muchas.

Sin embargo cuando la oferta es más de lo que podes necesitar, el atragantamiento o el empacho es casi inevitable, como con el combo grande. En referencia a este video me gustaría resaltar dos cosas.

En primer lugar nunca, pero nunca olvidarnos que Argentina somos todos y todas (para que Cristina no se enoje), nuestra identidad nacional, tan ligada a nuestra dignidad como personas nunca debe relegarse o transferirse a ningún gestor de nuestros derechos inalienables, por mas cintura o destreza política, calidez humana y singular carisma, que sea quien sea, nos demuestre. Cuando entregamos la conciencia de nuestro sentido de comunidad, transferimos la oportunidad de ser hacedores de ella misma y le conferimos ese poder a otro (u otra, perdón Sra. Presidenta). De esta manera quedamos ajenos, meros espectadores que demandan “un cambio”, “un futuro”, “una mejor economía”, “mejor reparto de las riquezas”, “seguridad”, etc., etc., etc, y no nos sentimos responsables de la parte que nos toca en la construcción de una Argentina en serio. De última si no funciona tenemos un fusible para cambiar. y a quien decimos que hoy “es Argentina” mañana si le va mal, le cantamos la canción del mismo autor de la letra que se escucha en el video  “que vuelva Carlos”.

En segundo lugar, nunca olvidarnos que la Sra. Presidenta, es una mujer de la política, es cierto es mujer, es madre, esposa, compañera, pero como política fue electa por decisión popular para cumplir con el mandato de gobernar nuestro país, en definitiva ejercer la función pública. Su deber es gobernar bien, a favor de la Argentina, es decir de nosotros (si ya se… y nosotras). Cristina debe gobernar de tal manera que Argentina se vea beneficiada, no su partido político, no su imagen, no sus dirigentes partidarios, sino cada una de las personas que habitamos esta amada nación. Nosotros debemos ser receptores y únicos beneficiarios de las buenas políticas que implemente el Gobierno Nacional. Si perdemos el norte del lugar que cada uno debe ocupar, los políticos como políticos para beneficio del Pueblo argentino, pasaremos por alto al grito de “errare humanum est”, muchas medidas que hacen desdibujar las responsabilidades de aquellos o aquellas que deben servir a la comunidad, y no seríamos capaces de realizar ningún tipo de reclamo pertinente, aunque tuvieramos razón, ya que habríamos entregado toda herramienta que nos permita alzar al voz.

Así que, para ir finalizando, no nos olvidemos que como parte de esta gran República tenemos el derecho de disfrutar de un gobierno que ha tomado muy buenas medidas, comparado con otros en los ultimos años, pero también tenemos la responsabilidad de recordarles que nosotros somos los que les convalidamos para seguir gobernando, los políticos de ninguna manera se convierten en el objeto que deben administrar.

Me gustaría recordar la frase de una película, pero bien podrían ser de un profeta: “a mayor poder, mayor responsabilidad”

No entreguemos lo que no debemos, no agrandemos el combo para que después alguien se empache de poder y a nosotros nos tiren del cuerito.

Tod@s somos ARGENTINA!!!





Sobre Manteros, Holgazanes y Demagogos

19 12 2011

He escuchado en repetidas oportunidades la frase “el que no quiera trabajar, que no coma”, pero nunca con tanta frecuencia como en estos días. La aplicación de esta máxima, apartada del contexto en la cual originalmente estaba ubicada, ha derivado en un sin fin de especulaciones, puntos de vista y opiniones personales de la mas amplia variedad y siempre según quien la pronuncie y donde se ubique en el espectro ideológico y religioso. Por esto mismo podemos encontrarnos con defensores y detractores de estas mismas ideologías.

Pero sea cual fuere nuestra posición, los hechos que nos tocan vivir, ajenos a opiniones personales y coyunturales, son crudos, como la misma realidad.

Día a día me toca vivir el presente del conflicto con los manteros de la calle Florida en el centro porteño. Y si bien es cierto, lo digo con conocimiento de causa, de la existencia de “organizaciones manchadas” que tratan de “regular” la actividad, de presencia de venta de “sustancias naturales” y la oferta de artículos “importados”, existen también familias que dependen de la entrada de ventas cercanas a lo legal. Digo “cercanas a lo legal”, pues lo único que necesitan es un permiso del Gobierno para la venta ambulante, ya que lo que ofrecen puede encontrarse en cualquier mercado chino, o local de importados.

Si, ya se, no es fácil darle una solución a este tema, yo tampoco pretendo decir lo que hay que hacer, solo señalo la situación que se padece, digo que se parece, porque se parece mas a un circo, de ese que hace reír o del otro como el romano que nos hace hervir la sangre de un lado y morir desde el otro (generalmente los que están en la arena). La situación del gobierno que condena junto con los comerciantes de la calle Florida a los manteros, está sacando a relucir personajes holgazanes y demagogos.

Pero los holgazanes no tienen que ver con aquellos que se instalaron el la peatonal porteña, sino con los institucionalizados. No hace falta mencionar a algunos empleados del mismo Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que no hacen otra cosa que holgazanear en su lugar de trabajo, si dudás, visita alguna de las reparticiones y lo vas a ver con tus propios ojos, siempre hay uno, gracias a Dios no son todos, y ni hablar de aquellos que solo aparecen para firmar la asistencia y cobrar.

Pero la holgazanería y la demagogia no es solo propia del Gobierno de la Ciudad, El Estado Nacional, creo que le gana pro varios cuerpos. Solo voy a darte un ejemplo. ¿Viste el anuncio de la AFIP? “exigí estar en Blanco”, sabrán ellos de los miles de empleados públicos que cobran mas dela mitad de su sueldo en NEGRO? esto es DEMAGOGIA ¿o hipocresía?

Desde ambos gobiernos de habla de “profundizar el modelo”, “mejorar la gestión”, ambos con un segundo mandato, con nuevas e inmejorables oportunidades. No tienen excusa para no ponerse a trabajar, y para darse cuenta quienes son los que verdaderamente quieren trabajar, no ser mantenidos, ni “ilegales”, sino ganarse el pan con el sudor de su frente.

Desde este lugar les recuerdo y advierto sobre el riesgo de hacer caso omiso a la voluntad popular, trabajen para la gente sino no coman del pueblo.

Paz!





No estés Triste – ¿Que estás esperando?

1 12 2011

En términos generales, como personas que somos, nos proyectamos en el tiempo, pasamos parte de nuestro día pensando en tareas que debemos realizar, planes a futuro, proyectos, etc. Todos tenemos fechas por delante que merecen nuestra consideración, sea que tengamos una cita con el obstetra porque estamos en la “dulce espera”, que se nos venga encima la fecha de un examen, o estamos esperando el 2012 como “llegada del fin del mundo”, y tengamos o no una agenda, estamos a la espera de citas, tareas, compromisos, responsabilidades y cualquier otra clase de hito importante.
Es que esta “espera”, genera en todos nosotros EXPECTATIVA, sin ella perderíamos parte muy importante del condimento que nos mueve cada día.
Es como cuando eramos chicos y algunos de nuestros padres nos decía algo como: “Cuando vuelva quiero ver todo ordenado!”, eso nos “motivaba” y nos generaba expectativa sobre su regreso, obviamente fundamentado en una advertencia, pero estábamos bien atentos al momento de su regreso.
Cuando nos llega este tiempo de las fiestas, que es esperado por la gran mayoría, me pregunto que estamos esperando.
El psiquiatra Viktor Frank, quien sobreviviera al holocausto nazi, realizó observaciones muy interesantes respecto de los presos en campos de concentración, destacando la actitud de muchos en el momento de la llegada de la libertad de mano del ejercito aliado. Esta libertad había sido imaginada, esperada, deseada durante todo el tiempo de cautiverio, pero a causa de los horrores vividos en los campos de concentración, la gran mayoría no se dio cuenta de su liberación hasta un tiempo después, sus sentidos habían sido cauterizados,  debido a los grandes sufrimientos pasados.

Hoy muchos vivimos con marcas profundas en nuestra vida, algunas tan profundas que han cicatrizado, inmunizado, o insensibilizado toda esperanza de algo mejor, nos han lastimado, traicionado, mentido, engañado, abusado, robado, maltratado, cosas semejantes que han producido un “callo” al rededor de nosotros. Sin embargo aun seguimos siendo responsables de nuestra propia vida, podemos decidir sobre nosotros mismos, no estamos bajo el poder estas heridas.

Pero ¿Vale la pena recuperar la esperanza?, la respuesta es sí. A través de la historia de la humanidad, la esperanza que genera expectativa, es el motor de muchos de los grandes logros de los hombres. Recuperar la expectativa de que algo esta por suceder, nos mantiene despiertos, atentos, velando.

Para esta Navidad la invitación que nos llega es a Esperar que Algo suceda, pero esa esperanza esta fundamentada, no en la fiesta misma sino en todo lo que puede pasar después de la fiesta. Recibir algo especial en nuestra vida que puede transformarla, eso es generar expectativa.

La invitacion es entonces si queremos, luego de comprar los regalos, la sidra, el pan dulce, los turrones, etc., a recibir el regalo de Dios para nosotros en estas fiestas: “Esperanza”. Una esperanza que puede transformarnos, sanar nuestras heridas, reconciliar a las personas, reconstruir familias y generar gran Expectativa.

Recordá que la Esperanza es lo ultimo que se pierde, si ya la perdiste, todavía podes recuperarla. Animáte a Creer.

 





¿Los pastores que sabemos de las ovejas?

7 11 2011

En el numero 196 de la edición de Pulso Cristiano, en el articulo titulado: “¿Las ovejas desoyeron a los pastores?” , César Dargarabedian , dedica el espacio de opinión para responder a un cuestionamiento de un numero anterior del mismo portal, el numero 174 . En este ultimo se hace eco de las declaraciones conjuntas de ACIERA, FeCEP y sectores de la Iglesia Católica Romana, respecto de las actividades legislativas sobre matrimonio igualitario y la despenalización del aborto.
EL eje de ambos artículos gira en torno a la voluntad de parte del electorado, llamado “evangélico”, respecto de estas declaraciones públicas y el compromiso de los sectores declarantes a no dar su apoyo a través del sufragio a los sectores políticos que estén a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y de la despenalización del aborto.
La pregunta que el articulo n° 174 se hace es si: “¿Los pastores de las 14 mil iglesias que dice representar ACIERA se atreverán a bajar a sus comunidades el mensaje de asumir esta conducta electoral? Y si esta consigna es comunicada, ¿cuál será la respuesta del electorado evangélico?
Como antes lo anticipara, ya en el numero posterior 196, Cesar Dagarabedian y luego de los resultados de las ultimas elecciones presidenciales de octubre del 2011, responde dando dos posibilidades, la primera: “se puede deducir que los pastores de las 14 mil iglesias que dice representar ACIERA no se atrevieron a bajar con fuerza y convicción a sus comunidades el mensaje de asumir esta conducta electoral.” En segundo lugar: “También se puede estimar otra posibilidad: que los dirigentes hayan transmitido ese mensaje pero “las ovejas”, en el cuarto oscuro, decidieron desoírlas y votar tomando en cuenta otras variables, más ligadas a su calidad de vida que a principios o valores morales.”
Me gustaría en este caso, y si me lo permiten, dar una tercera posibilidad, la de un pueblo que aún, cuenta con la libertad de conciencia. De este tema, como protestantes que somos, podríamos exponer mucho, ya que forma parte del mensaje central de la Reforma del s. XVI.
Sin embargo, también me despierta cierto interrogante: como pastores ¿que sabemos de nuestras ovejas?, si los hechos se dieran como estos artículos afirman que las ovejas desoyeron las voces de sus pastores, ¿nos cabria la pregunta de si estamos centrados en las realidades que viven nuestras comunidades? Sr. Dagarabedian, ¿los principios o valores morales no están ligados a la calidad de vida como personas que somos?, yo creería que si, al menos es lo que la Palabra me muestra, un Dios que quiere lo mejor para la calidad de vida de sus ovejas.
Las realidades que vivimos no solo en la Ciudad de Buenos Aires, sino en todo el conurbano bonaerense y en el interior del País respecto de pastores que les “bajan” a sus ovejas que hacer, nos ha llevado a comunidades influenciables, débiles, administrables y propensas a cumplir lo que cualquier campaña marketinera les solicite, con muy baja calidad de vida espiritual, y con bajísimos valores morales y espirituales.
Por todo esto me gustaría reformular las preguntas titulo de ambos artículos y diría: “¿Los pastores estamos escuchando a las ovejas?”
Ojo!, porque cuando lo que decimos e intentamos hacer en las comunidades donde servimos esta lejos de las necesidades que tienen nuestras “ovejas” necesitamos “bajar línea” para acomodar nuestros discursos. Cuando las declaraciones que realizamos “en nombre de” hacen ruido a vacio cuando las evaluamos a las luz de los hechos (candidatos “evangélicos” que no llegan a mantener su banca o ni siquiera obtienen una) necesitamos transferir la culpa, obviamente no es de nosotros los pastores, sino seguramente de las ovejas que no nos oyeron.
Pastores queridos a oír a las ovejas, de que otra manera sino sabremos que necesitan de pastos verdes y aguas frescas.
Pbro. Marco Passión
CERC – Iglesia Presbiteriana San Andrés





CUANDO LA INFLAMACIÓN NO SE VA EL DOLOR VUELVE

21 09 2011

Así reza un muy conocido slogan de una marca de analgésicos y anti-inflamatorios: Si la inflamación no se va el dolor vuelve.
La inflamación se define como la forma de manifestarse de muchas enfermedades. Se trata de una respuesta inespecífica frente a las agresiones del medio, y está generada por los agentes inflamatorios. La respuesta inflamatoria ocurre sólo en tejidos conectivos vascularizados y surge con el fin defensivo de aislar y destruir al agente dañino, así como reparar el tejido u órgano dañado. Se considera por tanto un mecanismo de inmunidad innata, estereotipado, en contraste con la reacción inmune adaptativa, específica para cada tipo de agente infeccioso.

Así pareciera funcionar también algún tipo de inflamación interior que nos enciende por dentro y hace recurrente el dolor a nuestro corazón. Son cuestiones que nos han marcado y no son tan fáciles de tratar y mucho menos de eliminar. Esta inflamación del alma se da como una respuesta casi refleja, innata ante la agresión externa que quiere dañarnos, y con esta respuesta se intenta protegernos. Este mecanismo de defensa generado en lo profundo de nuestras vidas, funciona igual que en el aspecto físico, sino desaparece, el dolor vuelve, una y otra vez, no importa si cambiamos de escenario, la inflamación esta ahí, y por ende el dolor también. Sin embargo y a diferencia de la inflamación física que tratamos con algún analgésico y anti-inflamatorio, la que tiene que ver con la de nuestro interior, solo desaparece si podemos resolver la causa de esa hinchazón del alma, esto se tornara un poco complicado y difícil, pero lo bueno es que dependerá exclusivamente de nosotros y no de nadie mas que podamos “bajar la fiebre” de lo que nos esta incomodando antes que se generalice por todas las áreas de nuestras vidas.

NO APLICAR ANALGESICOS

Cuando nos duele la cabeza, lo primero que hacemos es tomar un Aspirina o alguna medicación con Ibuprofeno, esto generalmente hace que desaparezca el dolor, sin embargo si la molestia es recurrente no tendremos otra opción mejor ver a algún especialista, la primera opción siempre es la eliminar la molestia, sin embargo no tenemos en cuenta que lo que hemos “solucionado” es síntoma y no la causa.

Recuerdo en muchas ocasiones haber pasado, junto con mi esposa, vigilias con alguno de nuestros niños enfermos esperando por los síntomas de la enfermedad de turno que los afectaba, para saber junto con el pediatra que tratamiento medico seguir. Para esto era importante prestarle atención a los síntomas y no “taparlos”.
En el caso que nos ocupa el primer paso es el mismo, no ocultar los síntomas para no pasar por alto el problema de fondo. Para que nos entendamos, seria como barrer el polvo debajo de la alfombra, podemos ocultarlo de nosotros, pero sigue estando ahí y en algún momento se hará visible para todos. Así que los analgésicos, si bien al principio parecerá que son efectivos, tarde o temprano no servirán de nada.
¿Cuantos de nosotros hemos tratado de “olvidarnos” de alguna situación dedicándonos a otra cosa que nos distraiga?, tal es el propósito grafico del dicho “un clavo saca a otro clavo”, entonces nos movemos de lugar en lugar, de actividad en actividad, de carrera en carrera, de titulo profesional en titulo profesional y cuando queremos tomar un respiro zas! Ahí esta lo que queríamos ocultar. Todo esto muchas veces funciona como analgésicos para el alma, diferentes alfombras que intentan cubrir una realidad más fuerte, pero al final de la fiesta siempre tenemos que volver a casa. Y entonces ¿Qué hacemos con el dolor que llevamos dentro?

RECONOCER E IDENTIFICAR

Estas son dos palabras muy interesantes ya que pueden ayudarnos mucho. Se dice que el primer paso para solucionar algo es “reconocer que existe un problema”. En varias ocasiones, como creo que a mas de uno le ha ocurrido, me las he tenido que ver cara a cara con algún desperfecto en el auto, cada vez que ocurría algo así, la reacción era siempre la misma, bajo decidido, abro el cofre del motor y comienzo a investigar, y siempre para darme cuenta de la cantidad de piezas que tiene la mecánica de las cuales no sabia que existían y ni siquiera conocía sus nombres, así sin poder identificar el problema, reconocía mi ignorancia y terminaba llamando al remolque.
Valga esto como una ilustración de lo que intento decir: Si no podemos reconocer que el problema esta dentro nuestro, no hallaremos ni siquiera el nombre para identificarlo y mucho menos la sanidad que estamos buscando. Así que el primer paso para la solución la tenemos nosotros.
Recordemos que poniendo analgésicos y “tapando” la molestia que sentimos estaremos perpetuando un dolor dentro nuestro, que lejos de apagarse con el tiempo, comenzara a extenderse por todas las partes de nuestra vida. Así que reconocemos lo que nos esta causando daño sea parte de nuestro pasado o de nuestro presente, lo importante es otorgarle la importancia que se merece, ni mas ni menos.

SER CONSTANTE CON EL TRATAMIENTO

click to zoom

Una vez que damos con la fuente de nuestro dolor lo mejor que podemos hacer es buscar compañía, alguien que nos apoye, nos acompañe, pero también alguien que nos guie.
Nadie puede practicarse una cirugía a si mismo, ni siquiera los médicos pueden automedicarse, así también todos necesitamos de alguien que nos de las herramientas para transitar por los momentos que nos da miedo caminar solos.
En este punto tenemos varias opciones según el cuadro que tenemos por delante, podemos pedirle a alguien de confianza, como un pariente cercano, algún amigo, alguien que nos conozca lo suficiente como para “bancarnos”, paro mas allá de la persona que no acompañe, siempre será muy razonable hallar consejo mas experimentado y hasta profesional, esto nos ayudara en gran manera ya que, seguramente, existen personas que han pasado por lo mismo que nosotros y pueden aconsejarnos muy bien otorgándonos la ventaja de la experiencia previa. En este grupo encontraremos a psicólogos, orientadores familiares, pastores, consejeros, todos ellos preparados para recibirnos y ayudarnos. No pases por alto que en la multitud de los consejos esta la sabiduría.

Lo importante de este comenzar a caminar hacia la resolución de temas internos es ser persistentes. Es como cuando uno va de visita al Gran Cañón del Colorado, es algo tan majestuoso e imponente que casi parece una broma cuando le dicen que el agua es la creadora de semejante maravilla natural, y es que por la acción del rio a través de su persistencia de miles de años se ha abierto paso por la dureza de la roca, formando ese maravilloso paisaje. Es increíble lo que la perseverancia puede lograr.
Así también nuestra insistencia y fortaleza de ánimo puede romper las más grandes fortalezas que se encuentren en nuestro interior. Puede que te parezca solo una gota de agua en medio de un muy vasto desierto, pero esa gota con el correr del tiempo puede transformar su entorno.

¿Estas cansado de ser desilusionado? ¿No encontrás tu lugar? ¿Te sentís incomprendido? Animate a mirar hacia adentro, a esas inflamaciones que nos trae el dolor que vamos acumulando producto de las vida misma. Te aseguro que no vas a transitar solo el camino hacia la sanidad, animate vos a dar el primer paso, es por fe, después mira como Dios se hace grande en nuestras debilidades. Recorda que si la inflamación no se va el dolor vuelve.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.